El sistema de aire acondicionado centralizado tiene su unidad exterior fuera del hogar, oficina o empresa y su instalación se suele colocar en el cuarto de baño. Este lugar se elige porque es donde menos llega a molestar o ser percibido, ya que no afecta estéticamente a ninguna otra habitación.

La mayor diferencia con otros sistemas de aire acondicionado es que con un aire acondicionado centralizado, un dispositivo puede refrigerar una casa entera, plantas de oficinas o, incluso, un edificio completo.

Para instalar este tipo de aire es necesario que exista un falso techo con una serie de conductos que recorrerán todo el espacio. A través de estos conductos, se desplazará el aire fresco que refrigerará todas las habitaciones.

¿Cómo funciona?

En cada habitación se encontrarán dos rejillas, una por la que saldrá el aire fresco y otra por la que el aire retornará a la unidad exterior. Este aire que retorna no viajará por el conducto, sino por el espacio adicional que crea el doble techo. De esta manera, el aire expulsado y el aire retornado no entrarán en contacto.